El Bautizo no-ñoño de David

Os prometí que esta semana os hablaría de los dos saraos en los que estuvimos metidos el último fin de semana de septiembre, y con vosotros, queridos, lo prometido es deuda. En el último post os hablé de la genial boda marinera de Belén y Jaime, y hoy quiero contaros el otro evento en el que estuvimos ese mismo día: El bautizo de David, en Manises. Una mesa dulce con una vuelta de tuerca a los colores clásicos de bautizo y con unos elementos menos “de bebé”. Un súper acierto.

1

Sigue leyendo

Anuncios

El cumpleaños de Thiago

1

Después de estas más que terriblemente cortas vacaciones, hoy vuelvo para contaros las cosas que hemos estado haciendo últimamente y de las que todavía no había podido hablaros. Y queremos empezar con el cumpleaños de Thiago, que probablemente será el niño más hablador y divertido del mundo. La mamá de Thiago le organizó una fiesta genial y eligió como tema una de las series favoritas del protagonista: “Hora de aventuras”. Y allí estuvimos nosotros para montarle una mesa dulce la mar de divertida. Sigue leyendo

La comunión futbolera de Marcos

IMG_1074.1

Sigue el mes de mayo, y en Sugar House seguimos organizando mesas dulces para las comuniones de los peques de la casa.

Esta comunión nos llegó a última hora, pero la mamá de Marcos nos lo puso todo tan fácil que fue un placer preparar esta mesa dulce tan futbolera. Porque si Marcos tiene una afición, esa es el fútbol. Juega como portero y siempre anda por ahí con un balón. Y la segunda clasificada en la lista de cosas favoritas de nuestro chico es el chocolate. Así que el tema lo tuvimos claro desde el principio: Mesa dulce con temática de fútbol y llenita de chocolate hasta los topes. Sigue leyendo

Que tus peques no se aburran estas Pascuas

Hoy es de esos días que parecen un lunes, como si con los lunes de verdad no tuviéramos bastante. Así que hoy muchos hemos vuelto al trabajo y a la resaca post Semana Santa (Doy fe: La prueba eran mi cara y mis pelos hoy a las 6 de la mañana).

Pero, al igual que pasa en las vacaciones de Navidad, nosotros volvemos a las andadas, pero ¿qué pasa con los peques que todavía no tienen que volver al cole? Si se quedan en casa se aburren, pero sólo van a ser niños una vez, y no vamos a dejar que eso pase. Así que hoy os traemos un pequeño recopilatorio de actividades pascueras que pueden hacer en casa sin complicaros demasiado ni manchar mucho.

¿Y qué hay más típico de estas fechas que los huevos de Pascua? Así que dejad que se arremanguen, que se pongan sus delantalitos y pasen un día súper divertido entre huevos de colores.

La primera idea es también la más sencilla: Pintar los huevos con rotuladores de tinta comestible (como los que podéis encontrar en Sugar House). Los hay en muchos colores, son igual de fáciles de usar que los rotuladores normales y conseguiréis resultados así de chulos:

Humpty Dumpty

Con la siguiente idea manchamos un poquito más (pero sólo un poquito). Consiste en usar colorante alimentario (también en mogollón de colores, y de nuevo lo podéis encontrar en Sugar House). Os traigo dos variantes:

– La primera, del blog de las boniteces ‘La receta de la felicidad’, en la que pegamos algunas pegatinas para dejar marcada la forma (Sandeea sugiere las metálicas porque luego son más fáciles de despegar), y luego sumergimos nuestro huevo en un vaso de agua con colorante (tutorial aquí). Quedan así de bonitos:

Colorante y pegatinas

– La segunda, más pringosilla, pero que seguro que a los peques les encanta. Lo he sacado del blog para papás ‘Mess for less’. Aquí usamos vinagre y bicarbonato. En el tutorial utilizan témperas en polvo, pero advierten que su consumo no es seguro y que no deben comerse los huevos si al pelarlos vemos que el color ha traspasado la cáscara. Así que para curarnos en salud usamos colorantes alimentarios en gel y lo disolvemos con el vinagre en lugar de mezclarlo con el bicarbonato (tutorial aquí).

baking-soda-easter-eggs

Subimos el nivel de dificultad. Esta necesitará de la ayuda de un adulto (mamás y papás, no os engañéis, sabéis que os encanta). Consiste en decorar los huevos con servilletas de papel, de las bonitas con dibujos. Hay miles de versiones, con servilletas enteras o sólo con uno de los motivos. Si os gusta esta opción, el tutorial de Sandeea es una maravilla. Y quedan así de preciosos:

Decorar huevos con servilletas

Y ya por último, una idea divertidísima y que no necesita de pringues de ningún tipo, sólo una impresora, tijeras, pegamento y mucha imaginación. La descubrí el otro día en muymolon.com y ¡me encantó! Los imprimibles son de la página de ‘Small for Big’ y los tenéis aquí. Unos huevos la mar de divertidos y originales, sin manchar nada de nada. Los peques recortan las formas, las combinan mil y una veces hasta que encontrar las que más les gustan, y las pegan para obtener estos huevos tan chulos:

Decorar huevos con imprimibles

¡Que tus peques no se aburran estas fiestas! Así que… ¡a jugar con ellos, que la vida son dos días!

Feliz semana. Un besote.

El motivo de nuestra pequeña ausencia

¡Vaya una manera de empezar! ¿Sabéis eso que dices “mañana empiezo, y lo llevaré todo al día, bla bla…”? Pues esa era la idea con este blog, y al principio fue bien, hasta que llegó el especial de Halloween

Vale, con los tres cursos que había previstos podíamos lidiar, incluso tenía ya pensadas un par de entradas con temática para la semana de Halloween que habíamos anunciado para que esto no quedara completamente desierto durante esos días. Pero ya se sabe que las cosas nunca salen como planeas.

El jueves recibimos de una compañera un encargo gordísimo para el lunes. ¡Para el lunes, desde el jueves! No habría sido tan grave si no hubiese sido porque el viernes y el sábado el obrador de la tienda iba a estar completamente ocupado. Y si el viernes y el sábado no podíamos trabajar en el encargo y era para el lunes por la tarde… Exacto, teníamos el domingo y el lunes para prepararlo todo a contrarreloj (de hecho, si alguno os pasasteis por la tienda el lunes y visteis cerrado, ya conocéis el motivo).

Así que desde el viernes que empezamos con los cursos, no hemos tenido tiempo ni de pararnos a pensar en lo cansadísimos que estábamos. Hasta que llegó el lunes por la noche y la tensión acumulada hizo estragos. Yo ya estaba alucinando con clavarme palillos para que no se me fuera la cabeza para atrás en el coche (sí, flipando con soluciones para modelados de fondant, así estaba la situación a esas alturas), y creo que a las 21h ya estábamos todos más que dormidos.

Y ayer aún nos duraba la resaca. Como si por la noche una apisonadora hubiera pasado por encima de nuestras camas.

Pero hoy ya estamos recuperados y tenemos muchas ganas de enseñaros qué ha estado pasando en Sugar House. Para empezar, los cursos del especial de Halloween no podrían haber ido mejor. Tuvimos unas alumnas estupendas en los cursos de galletas terroríficas y de cupcakes de miedo. Y bueno, los niños… Sólo veíamos brujitas, monster, vampiros y diablillos dando vueltas por el taller con sus delantales especiales de Halloween y sus galletas decoradas, ¡fue genial! Mil gracias a los padres por traerlos y dejarnos formar parte de algo tan divertido. Ellos se lo pasaron pipa, ¡pero nosotras más!

Las alumnas más guapas que un curso de cupcakes de Halloween podía tener (¡Nos faltan las del curso de galletas! ¡Enviadnos alguna foto chicas!)

Los peques, cuando el taller aún conservaba la calma y ellos aún llebavan puestos sus delantales :P

Los peques, cuando el taller aún conservaba la calma y ellos aún llebavan puestos sus delantales :P

Nuestros peques también son unos artistas

Nuestros peques también son unos artistas

Bueno, y ahora toca hablar de la madre del cordero: El encargo del lunes. Se trataba de una mesa dulce para el cumpleaños de 3 niños y un adulto, cada uno con su tarta con una temática diferente, lo que hace que la jefa casi se vuelva loca pensando en cómo unificar la temática de la mesa. En el último momento la tarta del adulto (que tenía forma de tarrina de helado, con tres bolas, nata montada, guinda y un cocinero modelado en fondant incluido) dejó de formar parte de la mesa y la entregamos a parte, por eso no aparece en las fotos.

Y para que todo quedara en consonancia, elegimos una temática multicolor, que nos venía muy bien, tanto porque las tartas eran diferentes como porque el cumpleaños era para dos niñas y un niño. Así que preparamos la guirnalda y un montón de etiquetas con forma de caramelos de colores, que daban el toque ideal a una mesa llena de cuches y al carrito que la acompañaba, donde cada nene que asistía al cumpleaños tenía una cajita para guardar todos los dulces que quisieran.

Las tartas de cada uno de los peques iba a juego con las galletas con la forma de sus iniciales. Minicupcakes de colores de nata y vainilla, piruletas de oreo y un montón de chuches completaban la mesa.

Este fue el resultado (sentimos que algunas de las fotos estén un poco oscuras, pero la fiesta era al aire libre y ya se empezaba a hacer de noche). Esperamos que os guste.

¡Perdonad este rollazo de post! Pero teníamos que volver después de estos días de trajín, y ¿qué mejor manera de hacerlo que contándoos qué es lo que hemos hecho?

Prometemos incluir mañana un post sobre Halloween, y como vamos escasos de tiempo, ¡preparáos para otro tochete de texto y fotos! :D

Azul bebé y muuuchas chuches para David

El bautizo de David tenía dos particularidades: Una es que era en el jardín, y las mesas en exteriores siempre tienen algo especial, y la segunda es que estrenamos nuestro carrito de chuches (¡qué ganas teníamos!). La celebración tuvo lugar en el restaurante Arnadí, en Guardamar, donde los peques tenían su propia zona y el jardín para jugar.

DSC03112

El blanco y el azul bebé fueron el tema de este bautizo, que completamos con globos, y motivos de nubes y patitos.

DSC03114

En esta ocasión, la mamá de David nos había pedido una mesa de chuches y una galleta decorada para entregar a cada uno de los niños que asistieron al bautizo. Nuevamente, la banderola, los cartelitos y las etiquetas con los nombres que acompañaban a las galletas y a las bolsitas para los peques, los elaboramos nosotros.

DSC03113

DSC03116

¡Chuches, chuches, chuches! Y si son con un carrito tan genial como éste, ¡pues mejor!