Noviembre, o dos cosas que echo de menos de vivir en Inglaterra

Capítulo un millón setecientos cincuenta y cuatro mil (no me odiéis).

A veces me da la sensación de que sueno súper esnob cuando hablo de lo mucho que me gusta Inglaterra y lo mucho que echo de menos mi año viviendo allí. Me recuerdo a mí misma a un monólogo de Santi Millán (ese sobre la gente que se cree muy cool, ya sabéis cuál os digo). Pero es que no lo puedo evitar. ¿Os acordáis del post sobre mi viaje a Londres? Pues eso, amor del bueno.

Pero es que son tantas cosas las que me dejaron enamorada, que es imposible que de vez en cuando no me asalte la morriña. Y cuando llega noviembre, a falta de un buen recuerdo, son dos los eventos importantes que se amontonan en la cabeza y me hacen suspirar con cariño por mis inglesitos: Movember y el Armistice Day.

No tienen nada que ver entre ellos, pero ambos los recuerdo con un cariño especial, y no sólo porque los dos me sorprendieron en su día hasta el infinito, sino porque tienen un elemento común que siempre me encantó de Inglaterra: La gente se une por una buena causa. Seguramente los conoceréis por encima o habréis oído o visto algo sobre ellos, pero hoy os los quiero acercar un poco más. Sigue leyendo

Anuncios