El cumpleaños de Thiago

1

Después de estas más que terriblemente cortas vacaciones, hoy vuelvo para contaros las cosas que hemos estado haciendo últimamente y de las que todavía no había podido hablaros. Y queremos empezar con el cumpleaños de Thiago, que probablemente será el niño más hablador y divertido del mundo. La mamá de Thiago le organizó una fiesta genial y eligió como tema una de las series favoritas del protagonista: “Hora de aventuras”. Y allí estuvimos nosotros para montarle una mesa dulce la mar de divertida. Sigue leyendo

Anuncios

La comunión futbolera de Marcos

IMG_1074.1

Sigue el mes de mayo, y en Sugar House seguimos organizando mesas dulces para las comuniones de los peques de la casa.

Esta comunión nos llegó a última hora, pero la mamá de Marcos nos lo puso todo tan fácil que fue un placer preparar esta mesa dulce tan futbolera. Porque si Marcos tiene una afición, esa es el fútbol. Juega como portero y siempre anda por ahí con un balón. Y la segunda clasificada en la lista de cosas favoritas de nuestro chico es el chocolate. Así que el tema lo tuvimos claro desde el principio: Mesa dulce con temática de fútbol y llenita de chocolate hasta los topes. Sigue leyendo

Que tus peques no se aburran estas Pascuas

Hoy es de esos días que parecen un lunes, como si con los lunes de verdad no tuviéramos bastante. Así que hoy muchos hemos vuelto al trabajo y a la resaca post Semana Santa (Doy fe: La prueba eran mi cara y mis pelos hoy a las 6 de la mañana).

Pero, al igual que pasa en las vacaciones de Navidad, nosotros volvemos a las andadas, pero ¿qué pasa con los peques que todavía no tienen que volver al cole? Si se quedan en casa se aburren, pero sólo van a ser niños una vez, y no vamos a dejar que eso pase. Así que hoy os traemos un pequeño recopilatorio de actividades pascueras que pueden hacer en casa sin complicaros demasiado ni manchar mucho.

¿Y qué hay más típico de estas fechas que los huevos de Pascua? Así que dejad que se arremanguen, que se pongan sus delantalitos y pasen un día súper divertido entre huevos de colores.

La primera idea es también la más sencilla: Pintar los huevos con rotuladores de tinta comestible (como los que podéis encontrar en Sugar House). Los hay en muchos colores, son igual de fáciles de usar que los rotuladores normales y conseguiréis resultados así de chulos:

Humpty Dumpty

Con la siguiente idea manchamos un poquito más (pero sólo un poquito). Consiste en usar colorante alimentario (también en mogollón de colores, y de nuevo lo podéis encontrar en Sugar House). Os traigo dos variantes:

– La primera, del blog de las boniteces ‘La receta de la felicidad’, en la que pegamos algunas pegatinas para dejar marcada la forma (Sandeea sugiere las metálicas porque luego son más fáciles de despegar), y luego sumergimos nuestro huevo en un vaso de agua con colorante (tutorial aquí). Quedan así de bonitos:

Colorante y pegatinas

– La segunda, más pringosilla, pero que seguro que a los peques les encanta. Lo he sacado del blog para papás ‘Mess for less’. Aquí usamos vinagre y bicarbonato. En el tutorial utilizan témperas en polvo, pero advierten que su consumo no es seguro y que no deben comerse los huevos si al pelarlos vemos que el color ha traspasado la cáscara. Así que para curarnos en salud usamos colorantes alimentarios en gel y lo disolvemos con el vinagre en lugar de mezclarlo con el bicarbonato (tutorial aquí).

baking-soda-easter-eggs

Subimos el nivel de dificultad. Esta necesitará de la ayuda de un adulto (mamás y papás, no os engañéis, sabéis que os encanta). Consiste en decorar los huevos con servilletas de papel, de las bonitas con dibujos. Hay miles de versiones, con servilletas enteras o sólo con uno de los motivos. Si os gusta esta opción, el tutorial de Sandeea es una maravilla. Y quedan así de preciosos:

Decorar huevos con servilletas

Y ya por último, una idea divertidísima y que no necesita de pringues de ningún tipo, sólo una impresora, tijeras, pegamento y mucha imaginación. La descubrí el otro día en muymolon.com y ¡me encantó! Los imprimibles son de la página de ‘Small for Big’ y los tenéis aquí. Unos huevos la mar de divertidos y originales, sin manchar nada de nada. Los peques recortan las formas, las combinan mil y una veces hasta que encontrar las que más les gustan, y las pegan para obtener estos huevos tan chulos:

Decorar huevos con imprimibles

¡Que tus peques no se aburran estas fiestas! Así que… ¡a jugar con ellos, que la vida son dos días!

Feliz semana. Un besote.

Algo pasa en Sugar House

Bien amigos, ya está aquí, el post que todos estabais esperando leer.

Bueno vale, quizás eso sea demasiado ambicioso. Rectifico: Ya está aquí el post que nosotros estábamos deseando escribir. Porque hoy os contamos qué se ha estado cociendo en Sugar House durante estas últimas semanas de intriga y escaparates empapelados. Al fin os explicamos de qué iba todo ese rollo de tener los pies a remojo para luego dar el salto.

El pasado sábado, en la reapertura oficial, algunos ya lo visteis con vuestros ojitos. Puede que si no entrasteis, ni siquiera os percatarais (había que mirar un poquito más arriba…). Pero para los que no pudisteis venir, incluso para los que sí, pero no lo acabasteis de entender, hoy os dedicamos este post.

Este es el cartel que cuelga ahora en nuestro escaparate. ¡Qué emoción!

¿Os acordáis de este cartel, el que estuvo colgado en nuestro escaparate? Pues ésta era la sorpresa… Prrrrrrr (redoble de tambores)…

¡Por fin abre sus puertas “El estudio de Sugar House”!

¿Veis esta mesa? Es donde vosotros y nosotros nos vamos a sentar para hacer vuestros sueños realidad

¿Veis esta mesa? Es donde vosotros y nosotros nos vamos a sentar para hacer vuestros sueños realidad

Algunos nos habréis oído decir que empezamos esta aventura porque siempre nos ha apasionado convertir las ocasiones especiales en momentos únicos (sí amigos, yo lo dije hasta en la tele cuando abrimos hace más de un año). Lo hicimos durante años para nosotros mismos, para la familia y también para los amigos, y un buen día decidimos que había llegado la hora de compartirlo con los demás.

Durante este año y medio hemos conseguido estar presentes en muchos de vuestros días especiales, y la idea de que esto es lo que más nos gusta en el mundo ha cobrado más fuerza que nunca.

Así que ahora, tras esos primeros momentos de incertidumbre, de moldeado de ideas y de crecimiento empresarial, hemos decidido meterle caña a nuestros sueños. Y a los vuestros.

Seguimos siendo nosotros. Preparamos mesas dulces, estamos presentes en vuestras bodas, organizamos cumpleaños, decoramos bautizos y comuniones. Todo lo que siempre hemos hecho. Sólo que con una pequeña diferencia: Ahora queremos más.

Presentadnos vuestras ideas más locas; lo que os gustaría tener en ese día especial, pero no sabéis cómo explicar; lo que queréis, pero no sabéis cómo conseguir. Queremos formar parte de ello.

Ese es nuestro nuevo reto para esta etapa que acaba de empezar: Ayudaros a conseguir el día que siempre soñasteis para vosotros o para vuestros peques, sin tener que limitarnos a un aspecto concreto. Porque “empezamos en pequeño, pero soñamos a lo grande”.

Así que ya hemos dado el salto. Sólo nos faltáis vosotros.

9

En cuanto a la tienda, seguimos trabajando, y con más ganas que nunca. Os hemos escuchado, hemos aprendido, y regresamos con una premisa básica: Daros más de lo que más os gusta.

Hemos traído mogollón de productos nuevos, y más cantidad y variedad de lo que más nos habéis pedido durante este año. Además, incorporamos novedades como nuevo packaging para nuestros productos, ofertas semanales, nuevos cursos y colaboraciones, y hasta un rincón para que los peques estén entretenidos mientras sus papás echan un vistazo (por fin podréis dejar de repetir eso de “no toquéis nada”, porque los nenes tienen que jugar y tocarlo todo, ¡que están para eso!).

Próximamente os iremos contando mucho más, así que estad atentos a nuestras cuentas en Facebook, Twitter e Instagram (recién estrenadito) durante las próximas semanas, porque no os lo podéis perder.

Sugar House ha vuelto. Y con más fuerza que nunca.

“Grease is the word”: El menú y la decoración

Os seguimos contando lo que fue nuestro fiestón Grease para celebrar los 18 añazos de la pequeña de la casa. Hoy os explicamos cuál fue el menú de la cena y tooooodo sobre la decoración del local.

La cena la dispusimos en otra mesa, que no sólo estaba decorada como un típico diner americano de los 50 (como el que aparece en la película), sino que quisimos que la propia comida fuera la clásica americana. En este caso optamos por una decoración en blanco, rojo y negro, por lo que elegimos platos negros, las clásicas servilletas de cuadros blancos y rojos, y pajitas rayadas en los mismos colores.

Mogollón de hamburguesas y perritos calientes (con su correspondiente ketchup y mostaza), mini pizzas y patatas fritas fue la comida que elegimos. Para las hamburguesas y los perritos los invitados tenían las típicas bolsitas individuales para poder meter la comida. Las patatas fritas las servimos en unos conos individuales preciosos que imitan el papel de periódico, como en los puestos callejeros de la época. ¿Y para la bebida? Coca-Cola en botellas de cristal, claro.

Sobre los detalles, otra vez veréis que utilizamos los bocadillos de cómic para incluir frases de la película en las que apareciera la comida que estábamos sirviendo. La verdad es que la idea nos encantó y le dio un toque muy chulo a la decoración. Y mucho ojo a los servilleteros y al bote de las pajitas de estilo vintage, que quedaban conjuntadísimos.

1

Pero si con algo nos volvimos locos, fue con la decoración. No queríamos que a la fiesta de nuestra peque le faltara detalle. Entre otras cosas, porque si le faltaba algo, con el nivel de conocimiento que tenemos en esta familia sobre la película Grease, era para matarnos. De hecho, tenemos que confesar que compramos más de lo que al final pudimos colocar.

Así que no escatimamos en vinilos para las paredes, decoraciones colgantes para el techo, fotografías con escenas de la película… Teníamos incluso el banderín del instituto “Ridell High”, que colgaba en una pared junto a la mesa dulce. ¡Hasta el baño estaba decorado!

Bocadillo de la escena de la fiesta en casa de Franchy, maquillaje, peines y rulos :)

Bocadillo de la escena de la fiesta en casa de Franchy, maquillaje, peines y rulos :)

IMG_0833_(640w-Q80)

Y en una fiesta con temática de Grease no podía faltar la música. Así que la banda sonora de la fiesta fueron tooooodas las canciones que aparecen en la película y que algunas cantamos hasta la saciedad. Ejem. ¿Y dónde sonaban? Pues en una jukebox como las de la época, ¡claro! Bueno vale, que era falsa, pero quedó preciosa.

11

Pero lo más chulo de todo fue, sin duda, nuestro súper photocall con el cochazo de los chicos de la película hecho expresamente para la fiesta. Y para rematarlo, mogollón de gafas de sol, pelucas y tupés, pompones y chaquetas de cuero que los invitados podían ponerse para hacerse las fotos más chulas de la historia.

Para muestra, un botón.

10

14

Por último, queremos dar un millón de gracias a los asistentes, que vinieron todos disfrazados para dar el toque maestro a la sorpresa, y sin ellos todo esto no habría tenido sentido. Y otras tantas gracias a las chicas de Scrap i Pebre i de Les Rosites, que nos ayudaron a hacerle a la peque los regalos personalizados más chulos del universo:  Un álbum en el que pusimos fotos de la familia y firmaron todos sus amigos durante la fiesta, y un kit de colgador para la puerta y llavero en forma de gatito ideales.

Esperamos que os haya gustado, porque a nosotros nos encantó. ¡Un besote!

montaje regalos

“Grease is the word”: La mesa dulce

¿Qué pasa cuando planeas un fiestón para celebrar que la peque de la casa cumple por fin los 18, pero no se te ocurre ningún tema lo suficientemente bueno? Que un día pones la tele, están echando “Grease” en algún canal, y suenan las palabras “Es la mejor película del mundo”. Y entonces, ¡chas!, se te enciende la bombillita y piensas “¿pero cómo no se me ha ocurrido antes?

Porque en esta casa pasa una cosa curiosa. No importa cuantas veces la hayas visto, no importa que te sepas todas las canciones o que seas capaz de escribir el guión de cabo a rabo. Si te encuentras con “Grease”, la vuelves a ver enterita. Y esto es y será así por los siglos de los siglos.

Así que si de una súper fiesta para la peque se trataba, Grease is the word. ¡Felicidades Aina!

Nos pusimos manos a la obra como nosotros sabemos (vale, sí, que nos encanta) y empezamos a planear hasta el último detalle para que entrar a nuestro local significara meterse dentro de la película.

Para ello creamos varios espacios: La mesa para la cena, ambientada en un típico dinner americano de los 50, la mesa dulce, el photocall y la pista de baile.

Hay tanto que contar, que lo haremos en varios posts para no saturaros con un súper texto y mogollón de fotos que no os dé tiempo a digerir. Bueno, y que como quedó tan absolutamente genial queremos enseñaros todos los detalles.

La mesa dulce

Cómo no, la mesa dulce era la protagonista del espacio, lo primero que encontraban los invitados al entrar.

6

La tarta de tres pisos quedó preciosa, con los vinilos a juego con la decoración, las chaquetas de los chicos de la película y el logo con el nombre de la cumpleañera. Además, elegimos los sabores pensando en ella, y esta tarta sabía exactamente igual que la tarta de galletas que hacen la jefa y la abuela.

8

Los cupcakes-helado, con su falsa nata montada, chocolate y guinda, no podían ser más ideales. De nuevo el sabor pensando en los preferidos de la peque, así que eran de bizcocho con chips de chocolate blanco, relleno de mermelada de frambuesa y buttercream de chocolate blanco.

Aquí un detalle que nos encantó y que también veréis en los otros posts: Nos dimos cuenta de que la comida tenía también mucha importancia en la película, así que quisimos incluir bocadillos de cómic con algunas de las frases de los protagonistas. Esta es una de ellas.

7

Además, no podían faltar nuestras clásicas galletas de mantequilla decoradas. Elegimos las gafas de sol de los chicos, las gafas rosa de las chicas, y los peines para mantener esos tupés a raya.

En la foto, nuestra frase preferida de todas las que incluimos (amamos a Rizzo y su sarcasmo natural).

12

Para completar la mesa, los invitados disfrutaron de los americanos-a-más-no-poder brownies de chocolate y donuts. También había palomitas dulces de colores que los invitados podían llevarse en sus correspondientes bolsitas “popcorn”. Y por último, un riquísimo batido de fresa (que no aparece en la foto porque lo sacamos de la nevera en el último momento).

Y como siempre, toda la cartelería la hicimos nosotros: La banderola estilo “Pink Ladies”, los carteles de la comida con la forma del coche, los bocadillos…

Pero esto no es todo. ¡Qué vaaaaa! Mucho más sobre la fiesta Grease, en el post de mañana. ¡Un besote!

Fiesta para Jimena en rosa y marrón

No era un bautizo, pero la idea era la misma: Una mesa dulce para la fiesta de Jimena, una pequeña que más que un bebé es un bombón… Con razón se reunía toda la familia para celebrar que la peque ya está aquí.

Y si preparar cualquier cosa para un bebé ya es de lo que más nos gusta en este mundo, además la mamá y la tía de Jimena nos dieron una alegría: Nos pidieron que preparáramos una mesa en los colores favoritos de la tienda, marrón y rosa :)

Así que cuando nos pusimos a idear esta mesa, quisimos que fuera todo muy dulce y muy cuco. Muy de bebé, vamos. Pero tampoco queríamos irnos a lo clásico, con baberos, chupetes y carritos (al body no pudimos resistirnos), así que tiramos hacia los conejitos y los globos. Como elemento común para toda la decoración elegimos los topos, que son otro de nuestros elementos favoritos.

Con los elementos por separado ya se veía que iba a quedar bonita, pero cuando ya estaba montada… Este fue el resultado.

IMG_0309

Había galletas con forma de conejito y de body, otras formando el nombre de la homenajeada, y otras con globos a juego con los cupcakes y la tarta.

IMG_0301

IMG_0303

Minicupcakes de vainilla y chocolate, y cupcakes de chocolate y fresa en una torre que daba ganas de robar y llevarse a casa para no tener que compartirla con el resto de invitados (esperamos que no pasara, pero no nos extrañaría).

IMG_0304

La tarta tenía que ser sencilla, para completar la decoración, pero sin recargarla. Quedó así de bonita (y de rica, seguro, con chocolate blanco y negro).

IMG_0305

Teníamos que incluir un elemento especial, ya que una de las peques que iba a la fiesta tenía intolerancia a la lactosa. Así que le preparamos estos bizcochitos tan monos, a juego con las galletas de conejito, y sin lactosa, claro.

Y para completar esta mesa tan rica, un buenísimo brownie de chocolate, chuches y nubes disfrazadas de cupcakes. ¡Ñam!

IMG_0307

IMG_0306

La mamá de Jimena nos pidió también que le envolviéramos los detalles para la familia (con nuestro papel de topos y una etiqueta en forma de body) y que preparáramos unas galletas para las tres nenas que iban a la fiesta.

También encargamos los centros de globos, que quedaron geniales con el resto del montaje.

IMG_0316

IMG_0312

IMG_0311

Como siempre, hicimos las etiquetas, la guirnalda y toda la papelería a juego con nuestro montaje.

Y para terminar, queremos dar las gracias a la familia de Jimena por confiar en nosotros, y a los chicos de Fomento, que fueron súper amables y pacientes mientras les pedíamos que movieran mesas y sacaran esto o aquello. ¡Gracias! :)

IMG_0308

Tartas para la Casa Ronald de Valencia

Esta historia empezó este verano, cuando tuve la tremenda suerte de pasar un par de meses de prácticas en la delegación territorial en la Comunidad Valenciana de TVE. En concreto, el día que nos desplazamos hasta la Casa de la Fundación Ronald McDonald en Valencia para la que al final sería mi primera pieza propia para televisión.

Para los que no conozcáis el trabajo que hacen estas casas, ofrecen alojamiento gratuito a las familias que tienen a alguno de los más pequeños de la casa en tratamiento médico, para que puedan estar con ellos aunque el hospital esté lejos de sus casas. Esa es la teoría, aunque en realidad hacen mucho más. Porque si un niño que es feliz tiene más posibilidades de recuperarse, las de estos peques se multiplican.

Porque los que no necesitan estar ingresados permanentemente, pueden vivir con sus papás y hermanos, jugar con otros niños y alejarse de todo lo que rodea a sus enfermedades durante el tiempo que están allí. Y también lo hacen sus padres, que pueden compartir su experiencia con otras familias y encontrar a gente que les escuche.

¿Veis ese edificio a la izquierda de la imagen? Es el Hospital La Fe. Así de cerca está. Foto de casaronaldvalencia.org

¿Veis ese edificio a la izquierda de la imagen? Es el Hospital La Fe. Así de cerca está. Foto de casaronaldvalencia.org

Estaba emocionada de que me hubieran enviado con la redactora y el equipo a hacer esa pieza, porque ya conocía la Fundación (quizás no os hayáis dado cuenta, pero vosotros también la conocéis, más adelante os lo explico) y me encantaba la idea de visitar la casa y ver de primera mano qué es lo que hacen. Y aunque te haces una idea antes de llegar, cuando entras… Todo cambia.

En esa casa se respira alegría. Está llena de color, de dibujos, de juegos para los niños; hay una pared entera con un laberinto dibujado, habitaciones identificadas con animales, un jardín con un pequeño huerto… Pero lo mejor que tiene la casa es la gente que trabaja allí, casi todos ellos voluntarios que dedican su tiempo libre a jugar con los niños, a charlar con los padres o a organizar divertidas fiestas. Me encantó.

Salimos todos de allí con ganas de colaborar, de participar en esa maravillosa iniciativa con lo que tuviéramos más a mano. En mi caso, no podía ofrecerme para otra cosa que para atiborrarlos a dulces. A tartas, para ser más exactos.

Ya os enseñamos la tarta que hicimos para la fiesta Flower Power que celebraron en la casa en septiembre. Era una furgoneta hippie con todos los detalles que encantó a los peques, y por lo que nos contaron, ¡también a los mayores!

Y cuando volvieron a ponerse en contacto con nosotros, no podíamos estar más contentos. Esta vez celebraban una fiesta para sus voluntarios (creedme, se merecen esa fiesta y mucho más), una especie de “graduación” para esta primera hornada (nos gustan los símiles culinarios). Así que para que la tarta fuera con la temática, creamos un birrete, hecho con bizcocho de vainilla y chips de chocolate negro con buttercream de dulce de leche. Pero además, tenía una sopresa: ¡La parte cuadrada es una super galleta de chocolate cubierta de fondant!

Esperamos que la fiesta fuera un éxito y que les gustara la tarta, nuestro agradecimiento particular a todas esas grandes personas. Sois un ejemplo.

DSC03190

Los voluntarios con su tarta, más guapos que  náh :) Foto cortesía de la Casa Ronald McDonald Valencia

Los voluntarios con su tarta, más guapos que náh :) Foto cortesía de la Casa Ronald McDonald Valencia

Y como os decía al principio, seguro que vosotros también conocéis la Fundación: Seguro que habéis visto las huchas de donativos que hay en los restaurantes de esta cadena, un dinero que se destina a las casas, así como los beneficios del menú infantil (niños que ayudan a otros niños, no puede haber mejor idea).

A partir de ahora conocéis la labor que hacen estas casas y los que trabajan en ellas. Os dejo el link a la web de la Casa Ronald McDonald Valencia. Entrad, informáos, colaborad. La causa lo merece.

http://casaronaldvalencia.org/

El motivo de nuestra pequeña ausencia

¡Vaya una manera de empezar! ¿Sabéis eso que dices “mañana empiezo, y lo llevaré todo al día, bla bla…”? Pues esa era la idea con este blog, y al principio fue bien, hasta que llegó el especial de Halloween

Vale, con los tres cursos que había previstos podíamos lidiar, incluso tenía ya pensadas un par de entradas con temática para la semana de Halloween que habíamos anunciado para que esto no quedara completamente desierto durante esos días. Pero ya se sabe que las cosas nunca salen como planeas.

El jueves recibimos de una compañera un encargo gordísimo para el lunes. ¡Para el lunes, desde el jueves! No habría sido tan grave si no hubiese sido porque el viernes y el sábado el obrador de la tienda iba a estar completamente ocupado. Y si el viernes y el sábado no podíamos trabajar en el encargo y era para el lunes por la tarde… Exacto, teníamos el domingo y el lunes para prepararlo todo a contrarreloj (de hecho, si alguno os pasasteis por la tienda el lunes y visteis cerrado, ya conocéis el motivo).

Así que desde el viernes que empezamos con los cursos, no hemos tenido tiempo ni de pararnos a pensar en lo cansadísimos que estábamos. Hasta que llegó el lunes por la noche y la tensión acumulada hizo estragos. Yo ya estaba alucinando con clavarme palillos para que no se me fuera la cabeza para atrás en el coche (sí, flipando con soluciones para modelados de fondant, así estaba la situación a esas alturas), y creo que a las 21h ya estábamos todos más que dormidos.

Y ayer aún nos duraba la resaca. Como si por la noche una apisonadora hubiera pasado por encima de nuestras camas.

Pero hoy ya estamos recuperados y tenemos muchas ganas de enseñaros qué ha estado pasando en Sugar House. Para empezar, los cursos del especial de Halloween no podrían haber ido mejor. Tuvimos unas alumnas estupendas en los cursos de galletas terroríficas y de cupcakes de miedo. Y bueno, los niños… Sólo veíamos brujitas, monster, vampiros y diablillos dando vueltas por el taller con sus delantales especiales de Halloween y sus galletas decoradas, ¡fue genial! Mil gracias a los padres por traerlos y dejarnos formar parte de algo tan divertido. Ellos se lo pasaron pipa, ¡pero nosotras más!

Las alumnas más guapas que un curso de cupcakes de Halloween podía tener (¡Nos faltan las del curso de galletas! ¡Enviadnos alguna foto chicas!)

Los peques, cuando el taller aún conservaba la calma y ellos aún llebavan puestos sus delantales :P

Los peques, cuando el taller aún conservaba la calma y ellos aún llebavan puestos sus delantales :P

Nuestros peques también son unos artistas

Nuestros peques también son unos artistas

Bueno, y ahora toca hablar de la madre del cordero: El encargo del lunes. Se trataba de una mesa dulce para el cumpleaños de 3 niños y un adulto, cada uno con su tarta con una temática diferente, lo que hace que la jefa casi se vuelva loca pensando en cómo unificar la temática de la mesa. En el último momento la tarta del adulto (que tenía forma de tarrina de helado, con tres bolas, nata montada, guinda y un cocinero modelado en fondant incluido) dejó de formar parte de la mesa y la entregamos a parte, por eso no aparece en las fotos.

Y para que todo quedara en consonancia, elegimos una temática multicolor, que nos venía muy bien, tanto porque las tartas eran diferentes como porque el cumpleaños era para dos niñas y un niño. Así que preparamos la guirnalda y un montón de etiquetas con forma de caramelos de colores, que daban el toque ideal a una mesa llena de cuches y al carrito que la acompañaba, donde cada nene que asistía al cumpleaños tenía una cajita para guardar todos los dulces que quisieran.

Las tartas de cada uno de los peques iba a juego con las galletas con la forma de sus iniciales. Minicupcakes de colores de nata y vainilla, piruletas de oreo y un montón de chuches completaban la mesa.

Este fue el resultado (sentimos que algunas de las fotos estén un poco oscuras, pero la fiesta era al aire libre y ya se empezaba a hacer de noche). Esperamos que os guste.

¡Perdonad este rollazo de post! Pero teníamos que volver después de estos días de trajín, y ¿qué mejor manera de hacerlo que contándoos qué es lo que hemos hecho?

Prometemos incluir mañana un post sobre Halloween, y como vamos escasos de tiempo, ¡preparáos para otro tochete de texto y fotos! :D