Noviembre, o dos cosas que echo de menos de vivir en Inglaterra

Capítulo un millón setecientos cincuenta y cuatro mil (no me odiéis).

A veces me da la sensación de que sueno súper esnob cuando hablo de lo mucho que me gusta Inglaterra y lo mucho que echo de menos mi año viviendo allí. Me recuerdo a mí misma a un monólogo de Santi Millán (ese sobre la gente que se cree muy cool, ya sabéis cuál os digo). Pero es que no lo puedo evitar. ¿Os acordáis del post sobre mi viaje a Londres? Pues eso, amor del bueno.

Pero es que son tantas cosas las que me dejaron enamorada, que es imposible que de vez en cuando no me asalte la morriña. Y cuando llega noviembre, a falta de un buen recuerdo, son dos los eventos importantes que se amontonan en la cabeza y me hacen suspirar con cariño por mis inglesitos: Movember y el Armistice Day.

No tienen nada que ver entre ellos, pero ambos los recuerdo con un cariño especial, y no sólo porque los dos me sorprendieron en su día hasta el infinito, sino porque tienen un elemento común que siempre me encantó de Inglaterra: La gente se une por una buena causa. Seguramente los conoceréis por encima o habréis oído o visto algo sobre ellos, pero hoy os los quiero acercar un poco más.

Armistice Day

Voy a empezar por el más serio y también el más emotivo. También es conocido como el Remembrance Day y se celebra cada año el 11 de noviembre para recordar a los caídos durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, la celebración empieza a principios de mes y se prolonga una vez pasado el día. Y diréis “por Dios, Naiara, ¿no había algo un poco más alegre para contar?”. Seguramente sí, pero es que el Armistice Day es mucho más que un día para recordar a los caídos.

Si alguno habéis estado en Inglaterra durante el mes de noviembre, puede que os hayáis visto sorprendidos una avalancha de amapolas (las conocidas poppies) por las calles y comercios. Pero no sólo eso, la gente las coloca en sus abrigos (todos, incluso los más jóvenes), en sus casas y hasta en sus coches. En mi caso, recuerdo haber pensado “¿pero qué le ha dado ahora a toda esta gente por esas florecitas rojas y por qué están por todas partes?”.

Estas amapolas son el símbolo que representa a todos esos caídos durante la guerra, “su sangre” dicen. Invaden los parques y monumentos de todo el país en forma de coronas, de cruces o de simples flores de papel. En la capital, por ejemplo, rodean la Torre de Londres en lo que se convierte en todo un espectáculo.

Y así, durante casi todo un mes, los ingleses hacen algo todos a la vez. Y estés más o menos de acuerdo con todo eso del recuerdo de la guerra y demás, siempre es conmovedor.

Armistice Day

Movember

Y después de esta explicación emotivo-festiva sobre los ingleses y sus poppies, vamos a quedarnos sólo con la parte “festiva”. Y de esta tradición seguro que sí habéis oído hablar, porque nada se expande mejor por el mundo que las cosas divertidas. Así que a estas alturas ya debéis saber que noviembre ha adquirido un nuevo nombre y que ha venido para quedarse: It’s Movember, my friends!

Mr. Movember

Efectivamente, me refiero a “eso de los bigotes”. Ya os va sonando más, ¿verdad? Porque seguro que os habíais dado cuenta que desde que empezó el mes las redes sociales y los blogs de todo tipo se habían llenado de pelo facial (aunque dicho así da un poco de asquito). ¡Movember!

De hecho, veréis que muchas marcas de productos de fiesta tienen este mes descuentos en sus productos moustache para que no falten los bigotes en nuestros saraos. Porque si los bigotes no eran ya lo bastante monos (deseandito estoy que alguna alma caritativa me encargue una fiesta “bigotuda” antes de que me vea obligada a hacerla para mí misma), sólo les faltaba el aspecto solidario.

Movember party

Porque no, Movember no va sólo de colgar fotos graciosas en Instagram con un bigote de cartulina. Este movimiento nació para recaudar fondos y concienciar a los hombres sobre el cáncer de próstata. Así que durante este mes, los ingleses se afeitan las barbas y se dejan sólo el bigote, y además hacen una donación. Y aquí diré que también aluciné cuando empecé a ver hombres con bigote a mi alrededor a todas horas, incluidos los chavales de mi clase, y también me lo tuvieron que explicar. De nuevo, me encantó que TODOS participaran y me parece genial que se esté expandiendo.

Hay toooooodo un movimiento alrededor de Movember y la verdad es que merece la pena echar un vistazo a las propuestas que se hacen por todo el mundo. Estas que tenéis en este post y muchas otras más las podréis encontrar en mi tablero November & Movember en Pinterest.

Así que, adelante: ¡Ponte tu bigote y toma conciencia! ¡Happy Movember!

Anuncios

4 pensamientos en “Noviembre, o dos cosas que echo de menos de vivir en Inglaterra

  1. Interesantísima entrada Naiara, no tenía ni la más remota idea de ninguna de estas dos tradiciones ”britith”. Y sí tenía mis dudas sobre esos bigotes. Le has dado tu experiencia personal a la documentación y me ha engachado desde el principio.
    Un besín.

  2. Ay Naiara, desconocía la segunda,pero la primera es expectacular. Estuvimos en Londres hace unas semanas y fue muy emotivo estar la Torre de Londres con sus amapolas. De hecho leí con agrado que van a dejar algunas de ellas de forma definitiva, y retirarán sólo algunos centenares.
    Gracias por acercanos un poco más a la cultura anglosajona. Yo también soy una nostálgica de esa ciudad y su cultura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s