La boda marinera de Belén y Jaime

La semana pasada no os pudimos contar en qué habíamos andado metidos ese fin de semana, así que para compensaros, esta semana llegan dos posts cargaditos de fotos de los dos eventos en los que tuvimos la gran suerte de estar presentes. Y para empezar, quiero hablaros del BODÓN de Belén y Jaime.

Me gusta explicaros la relación que tengo con mis chicos, y si ya os conté que Amelia y Borja eran súper especiales por ser los primeros que confiaron en nosotros después de la reapertura, con Belén y Jaime me pasó tres cuartos de lo mismo. Porque no hay nada más gratificante que recibir clientes que vienen recomendados. Bueno, sí que lo hay: Que la recomendación sea de los trabajadores del Hotel Villaitana, en Benidorm, donde estuvimos en mayo para la comunión de Ángela. Allí es donde trabaja nuestra Belén, y cuando sus compis se enteraron de que se casaba en Gandia, la enviaron a vernos. Y todavía estamos limpiándonos las babas, francamente.

Así que Belén y Jaime pasaron, me explicaron la idea que llevaban, y yo me quedé muerta. Porque la sonrisa que se me dibujó en la cara cuando me dijeron de parte de quien venían se estiró hasta el infinito cuando me comentaron la temática que habían elegido: Por fin, señoras y señores, había caído en mis manos una mesa dulce con temática marinera.

Y mi cabeza se llenó de rayas rojas y azules, de anclas, de conchas y de cosas bonitas que poco a poco fueron tomando forma hasta convertirse en esta mesa tan bonita y divertida:

10

Vale que el montaje fue un pelín complicado, al aire libre y con lluvia, con una carpa de fondo y con la mesa medio inclinada porque estaba sobre césped. Pero chica, nos repusimos la mar de rápido y quedó genial. Aunque claro, en un espacio como el Hotel Molí el Canyisset, ¿cómo no se iba a ver bonita? No sabéis la que tenían allí montada, y PRECIOSO todo a más no poder.

Puesto que la mesa estaba diseñada para el momento del cóctel, tras la cena y el postre, optamos por unas galletas decoradas, minicupcakes de red velvet, fresa y frambuesa y naranja (con muchos invitados de fuera, no podía faltar la referencia a ‘la terreta’), cake pops de chocolate, brownie y un montón de chucherías que iban a ser el mejor acompañante de las copas de los invitados.

5

2

3

6

Además, no podían faltar el detallazo de las palomitas dulces en palomiteros personalizados, y los cupcakes sin gluten para las dos peques que tienen intolerancia. Si es que nuestros chicos están en todo, y seguro que a Alba y a Paula les hizo una ilusión tremenda encontrarse un rinconcito de la mesa especial para ellas.

7

4

Además, Belén y Jaime nos pidieron que les arregláramos un rinconcito para colocar el libro de firmas que les había preparado el fotógrafo. Así que preparamos una mesita junto a la mesa dulce para que los invitados pudieran escribirles sus mejores deseos entre copichuelas y minicupcakes.

8

9

Y nos había gustado que confiaran en nosotros después de que nos recomendaran en el Villaitana, que nos propusieran una temática tan divertida y que aceptaran nuestras sugerencias… Que fueran tan remajos de escribirnos desde la Luna de Miel para decirnos que tanto ellos como los invitados habían quedado encantados con la mesa, pues ya ni os cuento. Un besote.

Naiara

Anuncios

7 pensamientos en “La boda marinera de Belén y Jaime

  1. Pingback: El Bautizo no-ñoño de David | Harina en los vaqueros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s