La súper comunión de Ángela, o la invasión de los molinillos

Sabíais que la semana pasada teníamos tres comuniones. Tres, dos el domingo y una el sábado. Ya os hemos contado cómo fueron las mesas bonitísimas de Alba y Leire, pero nos faltaba una. La del sábado en Benidorm, la comunión de Ángela. Ángela es la segunda prima de esta familia, pero la primera que celebra un evento desde que estamos metidos en Sugar House, así que la premisa fue “a por ello”.

Lo primero que queremos agradecer es que nos dieran libertad total para elegir el tema, que aceptaran nuestras sugerencias (por ejemplo, para los colores), y sobre todo, que nos dejaran hacer y confiaran en nosotros.

La comunión se celebró en el Hotel Villaitana, un hotelazo precioso que, según nos han dicho, representa el pueblo de Altea, con sus casitas, iglesia y demás. De hecho, el salón de la celebración era la reproducción de la iglesia, enorme e increíble, con cúpula y todo. Así que con estas condiciones tan geniales, este fue el resultado:

2

Este era el salón visto desde la parte de arriba de las escalerotas que daban entrada al salón. ¿Y veis eso del fondo? ¿Esa mesa que medía más de 8 metros? Aquella es nuestra mesa dulce.

Nos esforzamos a fondo en cada una de nuestras mesas y decoraciones, como si fuera siempre la más importante. Así que tener tres en sólo dos días, y una de ellas de esta envergadura y además en Benidorm, ha sido un reto que hemos superado, y creemos que muy bien, ¡qué leches!

Porque, todo sea dicho, véase también la dificultad de desplazarse el sábado todos hasta allí, montar la mesa y la decoración y luego arreglarse para asistir decentemente a la comunión. Tres mujeres, muchos trastos, un baño. ¡Juas! Así que agradecemos también desde ya la súper idea de mi tía de cogernos una habitación para que pudiéramos cambiarnos y arreglarnos. ¡Bendita seas, tía!

6

5

3

4

A la entrada del salón, un montón de molinillos en una cestita indicaban a los invitados dónde tenían que sentarse. Quedó un indicador de mesas así de bonito y de original, a juego con la papelería de la mesa dulce y de los menús que diseñamos:

26

1

Además de la mesa de los niños, también creamos para Ángela un pequeño photocall, donde quedaba claro quién era la protagonista del día y cuál era el tema de la comunión. Las fotos quedaron geniales.

Además, incluimos un rincón junto a la mesa dulce en el que los invitados podían ver el álbum de comunión con las fotos de la peque y firmar en el libro de firmas.

10

13

Pero vamos a meternos ya en el tema: La mesota dulce que creamos con todo nuestro amor para nuestra primi.

Empecemos con los colores. Os comentábamos que habían aceptado nuestras sugerencias. Bien, pues esto fue lo que pasó: Ángela quería lila y su hermana pequeña quería rosa. Pero teniendo en cuenta dónde esaba el salón (junto a la piscina) y que la mesa iría justo delante de los ventanales, ¿por qué no incluir también algo de turquesa, a juego con los colores de la piscina, y ampliar un poco la gama de los tonos que querían las niñas? Creemos que fue un acierto total.

27

8

Y ya no me enrollo más, porque haber llegado hasta aquí tiene mérito. Así que os dejo con las fotos de tooooooda la comida que había en la mesa. Todo en tonos rosas, lilas y turquesa, con mogollón de molinillos y mucho mucho amor. ¡Un besote!

20

18

19

16

14

21

22

23 24

Anuncios

2 pensamientos en “La súper comunión de Ángela, o la invasión de los molinillos

  1. Pingback: La boda marinera de Belén y Jaime | Harina en los vaqueros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s