Hummingbird cake

¿Sabéis eso de “en casa del herrero, cuchillo de palo”? Pues ea, ya sabéis de qué va esto.

Porque cuando tienes entre manos un informativo de radio, un curso online, toneladas de cajas sin abrir y miles de cosas que hacer, se cierne sobre ti una nube negra que hace que termines por convertirte en la peor novia del universo. Eso es. Porque llega el día en que tienes que hacerle algo especial a tu chico por su cumpleaños, y se te echa el tiempo encima.

Y para eso sólo hay una solución: Una comida campestre con los amigos y la tarta más rica del mundo mundial. Bueno vale, igual no todos sois “muy de campo”. Pero prometo que a partir de ahora todos seréis “muy de esta tarta”. La Hummingbird cake (tarta ruiseñor), un clásico de la famosa pastelería Hummingbird bakery.

Es un bizcocho de plátano y piña con relleno y cobertura de crema de queso, que está espectacular. Sólo os digo que se escucharon frases como “Qué bueno está esto, ¿lleva plátano?”, o “Espectacular” o “De lo mejor que has hecho”.

1

Hice una pequeña modificación, y cambié el buttercream del exterior por uno de dulce de leche que estaba… ¡Ñam! (hacía calorcete, y el pobre estaba ya un poco tristón cuando hice la foto). El relleno sí era el tradicional, de crema de queso. Y la combinación, buenísima.

Y lo del mensaje del topper no es una equivocación. No amigos, todo tiene una explicación. La tarta era para celebrar su cumpleaños, y pensando en cómo podíamos hacerlo un poco más especial, me quedé mirando la foto del año pasado pensando algo así como “busca las siete diferencias”. Y sólo encontré una: El chico de la película ahora lleva barba.

Así que ahí está, el juego de palabras entre “beard” (barba) y “birthday” (cumpleaños). Feliz “día de la barba” a todos.

Si se veía así por dentro, imagináos lo buenísima que estaba

Si se veía así por dentro, imaginaos lo buenísima que estaba

Hummingbird cake

Receta adaptada del blog ‘Call me cupcake’

Para el bizcocho (3 capas de 15 cm):

  • 253 g harina
  • 240 g azúcar blanco
  • 1/2 cucharadita bicarbonato de soda
  • Pizca de sal
  • 1/2 cucharadita canela
  • 2 huevos
  • 110 ml aceite vegetal (de girasol, por ejemplo)
  • 1 cucharadita extracto de vainilla
  • 135 g piña en su jugo (sin escurrir)
  • 2 plátanos medianos maduros

Para la crema de queso:

  • 60 g mantequilla a temperatura ambiente
  • 120 g queso crema
  • 300 g icing sugar

Para el buttercream de dulce de leche:

  • 150 g mantequilla a temperatura ambiente
  • 75 g icing sugar (este buttercream siempre queda muy espeso, así que utilizamos poco azúcar con la intención de poder esparcirlo cómodamente con la espátula)
  • 1 cucharada dulce de leche

Parece que esta receta lleva muchas cosas, pero la receta es facilísima. Empezamos, como siempre, precalentado el horno a 180ºC con la bandeja en el centro.

En un bol grande, mezclamos todos los ingredientes secos: Harina, azúcar, bicarbonato, sal y canela. Reservamos.

Preparamos tres cacharritos pequeños. En uno batimos los huevos, en otro machacamos los plátanos y el último machacamos la piña (podemos triturar las rodajas, pero quizás perdamos el sabor de la piña entre tanto plátano, así que prefiero dejarla medio a trocitos).

En otro bol grande, mezclamos todos los ingredientes húmedos: Los huevos, el plátano, la piña, el aceite y el extracto de vainilla. Batimos hasta obtener una mezcla homogénea.

Incorporamos los ingredientes húmedos en el bol de los ingredientes secos y mezclamos hasta que la harina esté integrada.

Vertemos nuestra mezcla en un molde engrasado y enharinado de 15 cm de diámetro. Metemos en el horno durante 1h aproximadamente (en mi horno tarda 1h y 10 min), hasta que al pinchar el centro del bizcocho con un palillo salga limpio. Dejamos enfriar en una rejilla.


Mientras se enfría el bizcocho, preparamos la crema de queso. La receta la podéis seguir aquí. También preparamos el buttercream de dulce de leche: En el bol de la batidora (o con una batidora eléctrica de varillas duras) batimos la mantequilla con el azúcar a velocidad alta, hasta que la masa se aclare un poco, agregamos el dulce de leche y volvemos a batir. Pero, ¡eh!, podéis utilizar sólo una de las dos cremas, la que más os guste.

Con el bizcocho completamente frío y con la ayuda de una lira o de un cuchillo de sierra grande, dividimos el bizcocho en 3 capas. Colocamos una buena cantidad del relleno de crema de queso sobre la capa base y colocamos la siguiente. De nuevo crema, y la última capa de bizcocho. Con la ayuda de una espátula alisamos el sobrante. De nuevo con la espátula, alisamos nuestro buttercream de dulce de leche alrededor de la tarta.

¡A comer! Que disfrutéis del beard-day, y si es con un buen bocata de jamón, en el campo y rodeados de azahar, mejor.

3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s