Tarta de limón y queso crema

Hacía varios días que los limones me miraban provocadores desde el frutero. Intenté ignorarlos, pero se convirtieron en una obsesión, no me dejaban dormir. Me los imaginaba con ojitos, y no encontraba un buen momento para usar mi ira limonera para algo productivo.

Hasta que llegó esa comida con la familia. Las recetas de tartas y bizcochos con limón entre los ingredientes daban vueltas en mi cabeza, hasta que me vino a la mente aquella maravillosa receta del blog A cup of mascarpone.

Una tarta preciosa de limón y queso crema, con aceite de oliva (así, muy mediterráneo), y un glaseado súper sencillo también de limón. La perfección.

IMG_9690

Y si la receta pintaba bien, después de probarla… ¡Dios! No sólo está buenísima, sino que es muy ligera y muy fresca. El bizcocho queda denso, pero nada pesado. Menos mal que éramos muchos, porque esa tarta sola en la cocina… Me habría mirado peor que los limones y habría tenido que comérmela entera. Fue un éxito total.

Hacedla. Comedla. Disfrutadla. De verdad, me querréis vosotros y todos los que la prueben.

IMG_9695

Tarta de limón y queso crema con glaseado de limón

Inspirada en la receta de A cup of mascarpone

Para el bizcocho:

  •  125 g harina (para todo tipo de uso, no hace falta que sea especial para bizcochos)
  • 1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 huevos (separamos las claras y las yemas)
  • 100 g azúcar
  • ralladura de 2 limones
  • 4,5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1,5 cucharadas de leche entera
  • 180 g queso crema tipo Philadelphia (ella usa queso ricotta, pero a mi me vuelve loca el queso crema y funciona igual de bien)
  • 4 cucharadas de zumo limón
  • 70 g mantequilla sin sal, fundida (más otro poco para engrasar el molde)

Para el glaseado:

  • 125 g icing sugar
  • 2 cucharadas de zumo de limón (también podéis usar limoncello, para darle más chispa)

En primer lugar, precalentamos el horno a 175ºC. Engrasamos el molde que hayamos elegido (yo he usado uno de 23 cm, un poco más estrecho en la base, me gusta más el efecto que da cuando lo desmoldamos y ponemos el glaseado en la parte ancha) y lo reservamos. Lo único que tenéis que tener en cuenta es que si el molde es demasiado grande, el bizcocho saldrá demasiado fino, y lo contrario si es demasiado pequeño, además de tener cuidado con los tiempos de cocción.

Tamizamos en un recipiente la harina, la levadura química y la sal (yo suelo prepararlo todo junto y tamizarlo en el momento de añadirlo a la mezcla) y reservamos.

Montamos las claras que habíamos separado a punto de nieve y reservamos.

En un bol, mezclamos las yemas, el azúcar y la ralladura de limón. Batimos con las varillas hasta que las yemas se vuelvan amarillo claro (yo lo hago a mano, pero también se puede hacer con la batidora eléctrica, a velocidad media).

La mezcla más bonita de yemas, azúcar y ralladura de limón :)

La mezcla más bonita de yemas, azúcar y ralladura de limón :)

En otro bol, mezclamos la leche, el queso crema, el aceite y el zumo de limón. Añadimos a la mezcla de yemas y azúcar en la batidora sin dejar de batir.

Removemos bien hasta tener una mezcla homogénea

Removemos bien hasta tener una mezcla homogénea

A velocidad baja, añadimos la mezcla de harina, levadura y sal tamizadas. Batimos sólo hasta que la harina esté incorporada a la mezcla, para no activar el gluten y que el bizcocho quede duro.

Añadimos la mantequilla derretida y mezclamos de nuevo.

Por último, añadimos las claras montadas a la mezcla. Agregamos primero un tercio y mezclamos con un poco más de alegría, para que la masa acepte mejor el resto. Añadimos el resto de las claras y mezclamos con cuidado, a mano y de abajo a arriba. Quedará una masa esponjosa.

Vertemos la mezcla en el molde engrasado. Horneamos hasta que los bordes estén dorados y un cuchillo insertado en el centro salga limpio (pasados unos 20 minutos, abrimos el horno para rotar el bizcocho), alrededor de 40 ó 45 minutos.

Tras sacar la tarta del horno, la dejamos reposar en el molde durante 10 minutos (veremos que se empieza a despegar de las paredes del molde). Sacamos el bizcocho y lo dejamos enfriar en una rejilla.

Mientras el bizcocho se enfría, preparamos el glaseado. Mezclamos el icing sugar con el zumo de limón o limoncello (añadiremos más zumo o licor si queremos un glaseado más líquido) hasta que tengamos un glaseado homogéneo. Cuando el bizcocho esté completamente frío, lo vertemos y lo esparcimos, dejando que se asiente durante unos 30 minutos antes de cortar la tarta.

IMG_9691

La servimos como postre para después de cualquier comida, como merienda, como snack de medianoche cuando nadie nos ve…

¡Que la disfrutéis como lo hicimos nosotros!

Anuncios

Un pensamiento en “Tarta de limón y queso crema

  1. Pingback: Tarta de limón y queso crema - Naiara Reig

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s